Perfeccionamiento y mejora del diseño continuos


¿Alguna vez se ha parado a pensar que las bisagras y otros accesorios para las puertas y las ventanas son productos innovadores sometidos a un proceso continuo de perfeccionamiento y mejora? En la empresa Sobinco, radicada en Zulte-Waregem (Bélgica), las máquinas de FANUC funcionan a plena capacidad, ya sean las cortadoras de electroerosión (EDM) de corte por hilo para creación de prototipos o las fresadoras y los robots del entorno de producción.

Las bisagras modernas de puertas y ventanas contienen gran cantidad de tecnología sofisticada para garantizar que mantengan la tensión necesaria y el ajuste correcto de los componentes. El aspecto posee la misma importancia; por ejemplo, actualmente la tendencia es ocultar las bisagras de las ventanas, lo que resulta estéticamente atractivo y ofrece ventajas de mantenimiento. Cada año, la división de I+D del fabricante belga de accesorios para puertas y ventanas Sobinco prueba y prepara varias docenas de nuevos modelos para su producción.

Una bisagra consta de dos piezas que se mueven una en relación con la otra, apoyándose en el vástago de un dispositivo giratorio. El vástago se encuentra en una placa de metal que se fija a la puerta, la ventana o el poste. La producción de bisagras comienza por una sección de metal extruido con la forma de una placa y un vástago; a continuación, las piezas se taladran y fresan. Los primeros prototipos se cortan en un bloque de aluminio. Para este fin, Sobinco utiliza máquinas EDM de FANUC, que producen la precisión y el acabado de superficie deseados en una sola operación.

Taladrado de plantillas y prototipos

El mecanizado por electroerosión en general suele ser una de las tecnologías menos conocidas del arsenal de los mecánicos del metal, pero Sobinco es una de las muchas empresas convencidas de su potencial y sus ventajas. Luc Cosyns es responsable de su departamento de herramientas, donde se crean los prototipos y las plantillas. Esta compañía utiliza seis máquinas ROBOCUT, tres de las cuales son nuevos modelos del tipo α-C400 iA.
“Para los prototipos, empezamos por un bloque de aluminio de 200 mm. Se corta una sección del bloque. Se hace pasar un hilo de 0,25 mm a través de una abertura inicial mediante un chorro de agua. La máquina aplica tensión entre el hilo y la pieza, lo que genera descargas que erosionan el material. De esta forma, el hilo corta a lo largo de un contorno”.

Antes de hacerse cargo de la producción de plantillas, Luc trabajó muchos años con máquinas EDM. Por ello, conoce muy bien esta tecnología y sabe cómo obtener los mejores resultados. Por ejemplo, puede crear engranajes con dientes oblicuos en una ROBOCUT en una sola operación, colocando el hilo en sentido diagonal mediante el sistema de control CNC.

Superficie de corte perfecta

Para Sobinco, una de las grandes ventajas de la ROBOCUT es su fiabilidad. En palabras de Luc Cosyns: “El operario prepara el trabajo en un sistema de CAO/FAO. Una vez que la máquina empieza a funcionar, esperamos que mecanice la pieza sin supervisión para que esté lista a la mañana siguiente. El sistema de control de FANUC posee un completo abanico de funciones que lo hacen posible. El tránsito del hilo es un importante aspecto que debe llevarse a cabo con precisión extrema. Si el hilo entra en contacto directo con la pieza, la descarga no se produce. Por consiguiente, la máquina debe ajustar la posición del hilo de manera precisa para que la descarga necesaria tenga lugar. Al mismo tiempo, las piezas deben ser rectangulares y poseer las dimensiones correctas y la superficie de corte debe estar limpia. Para las piezas que requieren un mecanizado de suma precisión, utilizamos varias pasadas. Podemos obtener un valor de Ra de tan solo 0,15”.

Volviendo a colocar la pieza para llevar a cabo cortes en las otras caras, es posible crear prototipos completos con una sola máquina EDM. Las máquinas se utilizan también para crear plantillas.

Producción totalmente automatizada

Una vez creado el modelo de producción, se crea un troquel para extruir las secciones con la forma básica. El mecanizado subsiguiente que permite crear bisagras terminadas a partir de la sección extruida es un proceso totalmente automatizado.
Nos lo explica Dominique Losfeld, responsable del área de operaciones de mecanizado: “Las secciones se guardan en el almacén, donde una máquina las recoge una por una para aserrarlas a la longitud correcta y taladrar orificios en ellas. A continuación, las piezas se envían a un espacio de almacenamiento, donde un robot de FANUC las recoge para alimentar una de nuestras dos fresadoras Robodrill. Para ello, el robot debe colocar primero las piezas de dos en dos, porque así es como hay que cargarlas en el sistema de fijación”.

Funcionamiento sin supervisión

También en este caso, un importante motivo para elegir a FANUC fue su fiabilidad sin parangón. Una vez que el espacio de almacenamiento está lleno de secciones, la unidad puede funcionar durante seis horas sin supervisión humana, lo que no es ningún lujo superfluo si tenemos en cuenta la necesidad de producir 500.000 piezas al año.
Dominique Losfeld señala: “Una de nuestras máquinas está equipada con un sistema de control de FANUC que tiene 28 años y jamás hemos tenido un problema con él. Esto deja bien clara su fiabilidad. Tenemos dos Robodrill en esta unidad de producción y otras tres parecidas para producir piezas menores que se colocan manualmente en un calibre. Las máquinas son sumamente flexibles, lo que nos permite cambiar rápidamente a producir otros productos. Además, son muy rápidas, sobre todo la alimentación, por lo que garantizan una mayor productividad”.

Serie completa de nuevos productos

Durante nuestra visita a la fábrica de Zulte-Waregem, donde trabajan unos 350 empleados, la división de I+D acababa de completar el desarrollo de una serie de nuevos productos. Las máquinas de electroerosión y las fresadoras de FANUC han sido decisivas para la consecución del ambicioso proyecto de comercializar rápidamente estos productos con la calidad acostumbrada de Sobinco, que ha convertido a esta empresa familiar en un importante actor del sector.