La calidad como factor de éxito

Un fabricante de piezas torneadas de precisión confía en Star Micronics y FANUC

La empresa Leibold & Amann produce piezas torneadas de altísima precisión desde hace décadas. Desde sus primeros pasos, adoptó el compromiso con la gestión de la calidad total y en la actualidad trata de lograr la meta de cero defectos. Para lograrlo, la calidad y la fabricación experimentan un continuo proceso de convergencia y cada componente individual desempeña una función vital: Leibold & Amann siempre puede confiar en sus socios Star Micronics y FANUC.

Todo aquel que desee tener éxito hoy día como fabricante de piezas de precisión debe cumplir varios criterios. Las geometrías de las piezas son cada vez más sofisticadas; los estándares de calidad aumentan; y, en cuanto al tamaño de los lotes, los proveedores deben ser flexibles y, en muchos casos, realizar entregas "justo a tiempo". Muchos clientes desean también obtener asesoramiento de sus proveedores y desarrollar conjuntamente con ellos, desde la fase de la idea inicial hasta la puesta en producción.

La empresa Leibold & Amann de Wellendingen-Wilflingen es un ejemplo de proveedor que ha crecido a la par que sus responsabilidades y ha alcanzado un alto nivel de rendimiento ejemplar. Durante años, estos especialistas en piezas torneadas de precisión han figurado en las listas de proveedores preferentes de los principales OEM de la industria de la automoción y sus proveedores, y ha recibido varios galardones como el premio al mejor proveedor del grupo ZF en noviembre de 2011.

Gracias a sus profundos conocimientos de fabricación, Leibold & Amann puede gestionar todas las solicitudes de sus clientes. La empresa puede entregar lotes grandes o pequeños (a partir de 52 millones de unidades) de piezas complejas o básicas desde tamaño de un alfiler hasta 1 m de longitud, con prácticamente cualquier calidad que se desee. Esta capacidad se basa, entre otros aspectos, en un personal especializado y cualificado que ha hecho suya la filosofía de calidad a lo largo de los años, así como en un surtido de máquinas que permite la producción económica de piezas de precisión.

La fabricación y el control de calidad forman una unidad

Michael Leibold, responsable global de tecnología de producción, explica: "Fuimos una de las primeras empresas del campo de la tecnología de precisión en incorporar los requisitos de la gestión de la calidad total en nuestra filosofía corporativa. Combinar la fabricación con la calidad ha sido uno de los desafíos más importantes durante la introducción sistemática de nuestra estructura de calidad".

Los resultados son evidentes con solo fijarse en las instalaciones de producción. Las estaciones de medición de CAQ de cada grupo de máquinas constituyen la expresión uniforme de nuestro compromiso con la gestión de la calidad. Estas estaciones de medición, incorporadas al proceso de fabricación para verificar y documentar con exactitud la calidad fabricada a intervalos definidos según un plan de medición y mediante los equipos adecuados, garantizan un nivel de calidad muy alto.

Maquinaria de gama alta como base para la calidad

Lo primero es producir la calidad. Según Michael Leibold: "Para lograr una producción económica, las piezas y los ensamblajes de precisión deben fabricarse expresamente de acuerdo con sus características geométricas y de tamaño del lote. Nunca hemos pretendido especializarnos en grupos de piezas. Por ello, decidimos crear varias áreas de producción. En consecuencia, actualmente podemos ofrecer el método de producción más económico para cada pieza".

La diversidad de maquinaria en más de 10.000 m² es francamente impresionante: la mayoría de las aproximadamente 160 máquinas se dedican a operaciones de fresado, sobre todo con un solo cabezal, aunque diez de ellas son multicabezal. También hay algunas máquinas multieje y otras son máquinas transfer giratorias automatizadas. Estas están flanqueadas por un departamento de rectificado que abarca métodos de mecanizado tales como el rectificado de punzón, de recorrido completo y de contornos. En Leibold & Amann están equipados también para realizar varios pasos del acabado de metales: efectúan operaciones de lapeado, bruñido, chorreado por arena, chorreado con esferas de vidrio, endurecimiento por inducción, tratamiento térmico y tratamiento de superficies.

El principal fabricante de la maquinaria es la empresa Micronics de Neuenbürg. Esta alianza ha dado frutos durante muchos años, basada en las buenas relaciones con el fabricante de controles y accionamientos, FANUC, que equipó la primera máquina de torneado controlada por CNC que adquirió Leibold & Amann en 1984. A lo largo de los años, creció la confianza en los productos, servicios y consistencia de empresa, por lo que han seguido siendo fieles a FANUC en todas sus operaciones de torneado de precisión. Michael Leibold lo confirma: "En FANUC realmente hemos encontrado un partner competente, fiable y uniforme".

CNC de FANUC: fiabilidad y compatibilidad ascendente

Así pues, en las distintas generaciones de máquinas también hay modelos de control con varios niveles de antigüedad, hasta los CNC más recientes. Sin embargo, gracias a la filosofía de FANUC de desarrollar los controles con compatibilidad ascendente, casi todos los programas, incluidos los de NC más antiguos, pueden utilizarse en las máquinas nuevas. "Tenemos que realizar mínimos ajustes de formato y están listos para funcionar", enfatiza Michael Leibold. "Naturalmente, nos resulta muy práctico. Pero lo que más apreciamos son la precisión y la fiabilidad de los productos de FANUC. Porque para lograr una alta calidad de fabricación con costes uniformes, la disponibilidad de la máquina y del control son fundamentales".

Aunque falle un circuito impreso o un motor comience a dar muestras de debilidad, el problema suele remediarse enseguida. Para empezar, Leibold & Amann cuenta con un pequeño almacén de componentes y piezas de repuesto, con los amplificadores, motores y elementos de control estándar que le permiten responder con rapidez en caso de emergencia. Pero, además, este fabricante de piezas torneadas puede solicitar piezas de repuesto online directamente a FANUC. "Funciona perfectamente. Puede resultar un poco más complicado para nuestros modelos de CNC más antiguos", observa Michael Leibold. "Precisamente porque los componentes de FANUC son tan duraderos, a veces las piezas de repuesto no están disponibles de inmediato, como ocurre en otros casos. Pero FANUC siempre nos ofrece una solución al respecto".

Puesto que Leibold & Amann utiliza casi exclusivamente controles de FANUC, la empresa imparte a sus empleados formación en sistemas de FANUC. Para este fin, cuenta internamente con el software de formación FANUC NCGuide, que permite simular la máquina completa en un PC. Los programas de CNC se escriben en el ordenador y se simulan antes de probarlos en una máquina real. "Es extremadamente práctico", explica Michael Leibold, "porque el personal en formación puede obtener experiencia con FANUC desde el principio y familiarizarse con los controles casi sin esfuerzo".

Leibold & Amann: máxima precisión desde hace más de 75 años

Esta mediana empresa con sede en Wellendingen-Wilflingen, cerca de Rottweil, Alemania, lleva más de 75 años produciendo piezas torneadas de pequeño tamaño de alta precisión y calidad. Gracias a las mejoras continuas de la tecnología de producción y seguro de la calidad, los productos cumplen los más altos estándares de calidad, como atestiguan los clientes de los sectores de automoción, ingeniería eléctrica y dispositivos médicos que han otorgado repetidamente a esta empresa galardones como proveedor preferente. La firma tiene en la actualidad unos 180 empleados y sus ventas ascienden a aproximadamente 35 millones de euros.